El lugar

La Posada del Molino

La Posada del Molino, Parador de Ti Mismo se sitúa en el valle de Jálama, coronado de suaves montañas azules y rosas, abierto al sur hacia la llanura cacereña. Este antiguo molino de trigo, reconstruido y ampliado a lo largo de 20 años por la Asociación Cultural NETOPI, sirve ahora como lugar de encuentro y molienda interior para los buscadores de nuevas experiencias ecosociales.

El Molino está enclavado a la orilla del río GON, entre naranjos y olivos, junto al puente romano y las aguas puras de las piscinas naturales deCarreciá. Sus fincas se extienden por los alrededores, con mas de 150.000 m2 de tierras liberadas, esperando el momento de ser recreadas en ECOTOPIA. Las edificaciones, que se han ido autoconstruyendo con materiales locales, ocupan mas de 1000 m2 en la actualidad y siguen creciendo, aquí y allá, con nuevos hábitats para los residentes y visitantes que elijen nuestro lugar como destino pasajero o final de sus vidas.

El Molino es un centro de orientación y formación continua para aquellas personas que buscan una vida distinta. Un espacio de parar y ser. Un lugar de encuentro y crecimiento personal y transpersonal, donde liberarse del Psicovirus del Sistema.

El Molino es la Posada de ECOTOPIA: un barco de piedra que lleva a Itaca en la cubierta. Una isla con autonomía energética 100% con fuentes renovables, con vocación de autosuficiencia en todos los aspectos de la vida: la comida, el agua, la salud, la educación de los niños, la creatividad artística, la realización espiritual...

Si quieres entrar puedes salir. Si quieres salir puedes entrar.

Video de presentación: El Molino Parador de tí mismo
Windows Media (11,7 MB) Quick Time (16,3 MB)


<Cick para ampliar>


<Cick para ampliar>

La Comarca de Sierra de Gata

La Sierra de Gata se sitúa al norte de la provincia de Cáceres, entre Salamanca y Portugal, ocupando las cumbres más occidentales del Sistema Central. Es una comarca eminentemente rural, con 18 pueblos y 20.000 habitantes, la mayoría de los cuales se dedican a la agricultura. Mantiene una rica tradición rural, como muestran sus fiestas, bailes, cantares, artesanía, y agricultura de subsistencia.

La Sierra de Gata es privilegiada por un clima suave de influencia atlántica, que permite la coexistencia de naranjos y olivos, truchas y kiwis. Su paisaje es un mosaico heterogéneo de viñedos, olivares y huertas, bosques de castaños, robles y pinos, praderas, canchales de granito, embalses y charcas. La surcan multitud de arroyos y ríos, con valles mágicos en cuyas orillas se escalonan antiguos molinos de aceite y de trigo. Sus valles albergan vestigios de culturas megaliticas y celtíberas. En sus cumbres se conservan ruinas de antiguos castillos y castros que se remontan a la prehistoria. Alejada del mundanal ruido, aun conserva la tranquilidad y la magia de lugares olvidados, anclados fuera del tiempo; aunque poco a poco se va colonizando por nuevas gentes que buscan precisamente ese tiempo perdido, como valor añadido en sus vidas.

Más información:

El pueblo de Acebo

En el corazón de la Sierra de Gata se ubica el término de Acebo, famoso por sus naranjales de origen árabe, únicos en toda Extremadura, y por sus encajes de bolillos, fruto de las emigraciones de judíos dispersos cuando fueron expulsados hacia Portugal. Ambas culturas, unidas a la actual cristiana, han generado un diseño singular en su rico patrimonio arquitectónico, en sus huertas y en sus costumbres, que lo convierten en un lugar diferente.

Como una madre eterna embarazada, siempre rompiendo aguas, está la montaña de Jalama como auténtica reina del lugar; con sus imnumerables fuentes y valles verdes todo el año. De todos ellos, la Cervigona es el paraje mas salvaje y virgen de la Sierra de Gata. Siituado a 5 km. rio arriba del Molino, con su cascada principal de 50 metros y sus laderas empinadas de floresta autóctona, millones de años sin ser tocadas, mas que por las cabras ocasionales que por allí pastan.